Fechar
/home/iqp6fzsh7ogs/public_html/wp-content/themes/sap-diversidade/src/assets/img/logo-es_ES.svg

SÃO LEOPOLDO muro por ERICK CITRON

Valorar las diferencias

Giovani Ragazzon

Solution Developer

En los noventa, cuando era adolescente, Giovani Ragazzon, en una ocasión, estaba en un auto con su hermano y unos amigos. Iban al funeral del padre de uno de los chicos. Tras notar lo callados que estaban todos y lo triste que se veían pensó en lo extraña que parecía la situación. En un intento por alegrarlos comenzó a contar chistes. Su hermano estaba tan avergonzado que le pidió que parara y le dijo:

¿Cuál es tu problema? ¿No puedes ver lo triste que estamos?

Tenía fama de ser un “niño despistado”, que era un poco raro, pero de buen corazón. Eso es lo que escuchó a la gente decir sobre él después de haber saltado desde una ventana de un segundo piso en lugar de salir por la puerta de entrada, o cuando se rompió el brazo por saltar desde un columpio en movimiento. Giovani era descrito de esa manera por su familia y compañeros de clase, quienes no sabían en aquel entonces que ese comportamiento era, de hecho, característico del trastorno del espectro autista que le diagnosticaron décadas después.

También se acostumbró a que la gente dijera que era diferente y empezó a creerlo. Todos los veían como algo tan natural que simplemente aceptó esa faceta suya como parte de su personalidad. Antes del diagnóstico, en su vida adulta enfrentó varios obstáculos con su esposa debido a la forma en que se relacionaba con la gente. Cuando regresaban a casa después de visitar amigos, siempre le preguntaba si todo estaba bien y ella respondía que sí, y él le creía, incluso cuando era claro para todos los demás que algo estaba mal entre ellos. Eso es porque Giovani ve objetivamente las cosas. Si le piden que haga algo, lo hará exactamente como se lo pidieron y si había alguna información implícita o algo que se espera de él, aunque que no fue formulado claramente, él no se dará cuenta. Esa es la razón por la que creó “mecanismos de actuación” para simular reacciones que sabía que otros esperaban de él.

Hoy a los 39 años está totalmente consciente de sus limitaciones y talentos. Por ejemplo, su habilidad con los números y el pensamiento lógico, los cuales desarrolló durante su infancia, son ahora la base para su trabajo como desarrollador de software.

Soy valorado por todo en lo que soy bueno. Todos comprenden que las diferencias existen y que podemos usarlas para nuestro beneficio.

Este es el mensaje de aceptación y aprecio que intenta legarle a sus hijos, Josué, de nueve años y Eliseu, de siete. Aunque no se haya unido a SAP a través del programa Autismo en el Trabajo (Autism at Work) , Giovani se siente muy orgulloso del trabajo que la compañía está haciendo en relación con el autismo. “SAP está realizando cosas extraordinarias. Hemos contratado en Latinoamérica a más de diez personas del espectro autista. Todo eso en menos de dieciocho meses. Ninguna otra empresa ha logrado tanto. Espero que esta óptima práctica se extienda por la comunidad”.

Cuando descubrió que él mismo estaba dentro del espectro autista —específicamente Síndrome de Asperger— logró comprender mejor su propio comportamiento y aprender cómo enfrentar situaciones del día a día. El diagnóstico de su hijo lo animó a convertirse en un mejor padre.

Hoy Josué tiene un autismo moderado, pero solía ser más severo. Esta mejora sólo fue posible gracias a mi maravillosa esposa.

Desde que él fue diagnosticado, Juliana lo llevó a diferentes profesionales, desde terapeutas ocupacionales hasta terapeutas del lenguaje.

Los resultados son bastante visibles. Hubo épocas en las que Josué no hablaba, pero ahora incluso participa en las obras de teatro de la escuela. Aunque fue algo emotivo para Giovani ver a su hijo en el escenario, la victoria más importante fue cuando aprendió a atarse los cordones de los zapatos solo. Desarrollar habilidades motoras puede ser un gran reto para alguien dentro del espectro autista, por ejemplo, Giovani todavía tiene dificultades cuando usa las tijeras o escribe con letra cursiva.

“Incluso antes del diagnóstico, nosotros siempre acogimos las diferencias. Ahora ese sentimiento únicamente ha crecido. El mayor obstáculo para nuestra misión es la ignorancia de la sociedad. Cuando alguien dentro del espectro autista se siente inestable, lo cual puede suceder en situaciones con mucho estrés o con altos estímulos visuales o auditivos, es posible que empiece a gritar. Esto puede ser inesperado, pero nunca debe ser confundido con agresividad. Nuestros hijos son cariñosos, lo cual refleja nuestra relación con ellos. Siempre los animamos a que muestren sus emociones”, dijo Giovani, quien una vez tuvo que esperar pacientemente en la acera hasta que una de las crisis de Josué terminara.

Aunque la gente tiende a ser bastante prejuiciosa, Giovani no está preocupado por el futuro de sus hijos. Recientemente, a Eliseu le diagnosticaron TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad) y ahora están evaluando la posibilidad de que él también esté dentro del espectro.

No deseo para mis hijos nada más que paz y felicidad independientemente de cualquier factor externo. Pueden ser jugadores de fútbol si quieren o vender artesanías en la playa. Siempre y cuando sean seres humanos satisfechos y completos, ¿qué más podría pedir?

Dirección del grafiti: Av. João Corrêa, 850 - Centro | São Leopoldo, Brasil