Fechar
/home/iqp6fzsh7ogs/public_html/wp-content/themes/sap-diversidade/src/assets/img/logo-es_ES.svg

MIAMI muro por Frederico Draw

Transformación social, innovación y diversidad

Filipe Roloff

Customer Success Manager | SAP Labs Latin America | Pride@SAP LAC Leader

“Cuando salí del clóset, desapareció un gran peso que había llevado sobre los hombros”, afirma Filipe. Por fin le fue posible relajarse y ser sincero consigo y con otros. Experimentó ese sentimiento por primera vez en la adolescencia, cuando le dijo a su familia y amigos que era gay. El apoyo que todos mostraron lo hizo más fuerte.

Aunque salir del clóset nunca es fácil, para él todo salió bien. Su madre lo había descubierto incluso antes de que él le dijera. Fue a ver a un terapeuta para saber cómo apoyar a su hijo de la mejor manera posible. Cuando llegó el momento, ella estaba lista para abrazarlo y ayudarlo a darle la noticia al resto de la familia. Los amigos de Filipe también fueron comprensivos y lo apoyaron. Sin embargo, fue en su trabajo donde no encontró paz. Como nació en una pequeña ciudad rural al sur de Brasil, Filipe ya había visto la homofobia en muchas formas distintas, pero el mercado laboral sobresalía por su conservadurismo.

Filipe todavía estaba estudiando comercio internacional en la universidad cuando tuvo su primer trabajo en el sector privado. Se sentía incómodo, pero no sabía por qué. Pensó que quizá el área en la que estaba trabajando no era realmente lo que quería hacer. Con el paso del tiempo se dio cuenta de que era el ambiente de trabajo lo que contribuía significativamente a su insatisfacción. “Aunque estaba trabajando para una multinacional, su mentalidad era extremadamente retrógrada. Nadie nunca hablaba sobre la diversidad”, recuerda.

Evitaba hablar sobre su vida personal en el trabajo. Creía, e incluso estaba seguro, de que en algunas situaciones discutir su orientación sexual habría tenido consecuencias negativas para su carrera. Esta necesidad de esconderse lo aisló de sus colegas. Siempre que planeaban actividades después del trabajo, las eludía por miedo a revelar inadvertidamente algo que él no quería que supieran. “Cuando no podemos ser totalmente nosotros mismos, pasamos la mayoría de nuestro tiempo y energía escondiendo quién somos realmente y por ende fallamos en nuestros intentos por comunicarnos bien con otros”, explica.

En esas empresas vio cómo la intolerancia, en todas sus formas, era improductiva. En aquel entonces Filipe tenía un trabajo bien pagado. Aun así, decidió tomar un nuevo paso que en el momento creyó que era hacia atrás. En 2012 se unió a SAP en un rol diferente como becario. Entonces descubrió que siempre tuvo razón: La diversidad es pura innovación. “Particularmente con la tecnología debes estar siempre un paso adelante del presente. Para ser innovadores, necesitamos un entorno inclusivo que permita a nuestros empleados sentirse empoderados y compartir sus ideas”.

Filipe comenzó a trabajar en SAP el mismo año que Pride@SAP se lanzó en Brasil e insistió en participar desde el inicio. En ese momento se dio cuenta de que las relaciones de trabajo pueden ser distintas a todo lo que hasta ese momento había visto. Su jefe en ese momento lo animó a que se uniera a la red e incluso llegó a decir que lo consideraba como algo esencial para el éxito del equipo. Filipe sabía que ya no tenía necesidad de esconderse y que era tiempo de invertir su energía en este nuevo proyecto. Nunca se imaginó que años después estaría a la cabeza de la red en Brasil y sería codirector en América Latina.

Filipe se sintió empoderado y quería ayudar a otros a sentirse de la misma forma, de hecho, reconoció que era su responsabilidad asegurarse de que eso sucediera. “Siempre está la opción de esconderse y no hacer nada, pero uno también puede ser un modelo a seguir y mostrarle a la gente que pueden ser quien ellos son. Cuando eso se vuelve tu responsabilidad, uno tiene la motivación de llegar a tocar la vida de otras personas”, afirma.

Desde entonces, todos sus esfuerzos han estado dirigidos a ese fin. A Filipe no le gustaría que nadie tenga que pasar por lo que él pasó durante los inicios de su carrera profesional. Por eso creó, junto con Pride@SAP, la Cumbre LGBTI, un evento que abarca diversas empresas con la finalidad de promover la inclusión en el mercado de trabajo y que llegó a más de 130 compañías. “Teníamos la responsabilidad de causar un impacto no sólo en SAP, sino también en la comunidad externa”.

Este sentido, fue esencial para que Filipe se convirtiera en un embajador de la diversidad. Siempre estuvo orgulloso de quién era y, con el paso del tiempo, sintió la necesidad de levantar la bandera de la inclusión y convertirse en un agente de cambio. “Ya no era sólo una persona con un rasgo, sino que era alguien con la responsabilidad de transformar mi comunidad. Congenié con muchas buenas personas que querían lo mismo y eso cambió mi vida”, señala.

Su compromiso ha sido reconocido en diversas oportunidades: Los Laboratorios SAP América Latina le otorgaron el premio de “Embrace Differences” en el 2016 por su colaboración en diversos asuntos dentro de la empresa. Recientemente, además, lo posicionaron en el treintavo lugar del ranking del Financial Time’s Outstanding List “Top 50 LGBT+ Future Leaders”.

Incluso si el cambio corporativo no sucede de la noche a la mañana, Filipe cree que exaltar y poner en alto la diversidad es el futuro y que más y más empresas se darán cuenta de que estarán destinadas a perder a sus talentos si fallan en crear un lugar que acoja y fomente la inclusión. Pronto todos comprenderán que la diversidad es esencial no sólo para el bienestar de los empleados, sino como estrategia de negocios. Eso es lo que Pride@SAP demuestra con tanta pasión cuando fomenta la conciencia de los directivos: “Si nuestros empleados se sienten seguros, dejarán sus preocupaciones fuera de la oficina, se desempeñarán bien y tendrán la confianza de poner sus ideas en palabras, lo cual es esencial en un entorno innovador”.

Ser tú mismo puede ser transformador, no sólo para uno, sino para los otros. Debemos comprender que todos tienen el potencial para ser líderes y que eso no sólo significa ocupar un puesto directivo, sino desarrollar la habilidad de influenciar a otros positivamente y cambiar la realidad por medio de la acción. Cuando sientan esa responsabilidad, se sentirán empoderados y podrán ayudar a cambiar la realidad de otras personas”, dice Filipe, satisfecho con su trayecto a través del empoderamiento, orgullo y liderazgo hacia una sociedad más diversa e inclusiva.

Dirección del grafiti: NE 1st Ave, 1053 | Miami, Estados Unidos