Fechar
/home/iqp6fzsh7ogs/public_html/wp-content/themes/sap-diversidade/src/assets/img/logo-es_ES.svg

SÃO PAULO muro por MAZOLA MARCNOU

Persigue tus sueños

Soraida Ledesma

Project Manager Senior Consultant | SAP Multi Country North Latin America

La posibilidad de aprender y desarrollarse permanentemente es una de las cosas que más fascina a Soraida. Sus quince años de experiencia gestionando proyectos en diferentes sectores se traducen en una constante reinvención, la que mantiene en lo alto su motivación. Para ella, el trabajo siempre ha sido una parte muy importante de la vida y afirma que cada proyecto profesional es una experiencia que se acumula y una buena inversión de su tiempo.

No divide su mundo entre su familia y su carrera, pues ambas están entrelazadas. No hay tal cosa como una “vida personal o profesional”, simplemente la “vida”, que incluye a sus dos hijas Jesica Lorena, de 16 años y Angélica Sofía, de 8. Las chicas son tan parte del trabajo de su mamá como lo es Soraida misma.

Jésica y Angélica son auténticas “SAPitas” (“SAPitos” es un programa que busca acercar a los hijos al lugar de trabajo de sus padres). Los niños tienen la oportunidad de visitar la empresa, sentarse a “trabajar”, conocer a sus colegas, e integrarse al segundo hogar de sus padres. En fechas conmemorativas, como Halloween o Navidad, hay celebraciones en conjunto y a través del año hay un sinnúmero de actividades donde los “SAPitos” pueden estar presentes, ya sea mandando dibujos o fotos, o participando en concursos. Las chicas han tomado parte en tantas actividades de este tipo que todos en el departamento de recursos humanos las conocen.

Por medio de este programa es más sencillo para las niñas entender el trabajo de su madre. “Ellas se dan cuenta que el tiempo que le dedico a la empresa se lo devuelvo a ellas”, afirma. Sus frecuentes viajes de negocios no le impiden ser parte de la rutina de sus hijas. Todos los días tiene un espacio libre en su agenda para skypear con ellas. Comparten noticias, hablan acerca de cómo les fue en el día, estudian, hacen la tarea e incluso cenan juntas, así es como Soraida está siempre presente. Incluso desde lejos se las arregla para sorprender a Jesica y Angélica. En una ocasión no pudo estar ahí para el cumpleaños de la mayor, así que organizó una fiesta para ella con la ayuda de sus amigos y su familia.

A veces las niñas acompañan a Soraida en sus viajes.

Es una forma maravillosa para que nosotras pasemos tiempo juntas y para que les muestre nuevas culturas. Intentamos aprovechar cada situación.

Cuando todas, o como ellas se autodenominan “Las tres mosqueteras”, están al mismo tiempo en casa tienen un espacio de interacción garantizado. Apartan el fin de semana para terminar la tarea, para salir a cenar, montar a caballo, ir a parques, ver películas, ir a acampar, visitar familiares y muchas otras actividades que les gusta compartir.

No es inusual que las dinámicas familiares sean cuestionadas en una sociedad que a menudo ve a las mujeres nada más que como amas de casa: desafortunadamente una mujer que fácilmente se hace cargo por sí misma tanto de su familia como de su carrera es todavía una rareza. “Mucha gente me pregunta si soy feliz, obviamente lo soy. Y comparto eso con mis hijas. Ellas aprendieron a ser responsables y a luchar por su propia felicidad”, subraya.

Y es por medio de su ejemplo como Soraida enseña esto a Jésica y Angélica. “Quiero que sean felices, tanto personal como profesionalmente. Les digo que construyan sus sueños y suelten alas para volar. No necesitan quedarse en un solo lugar. Me encantaría que sean libres y vayan a cualquier lugar que ellas quieran”, expresa.

A menudo incluso los compañeros y compañeras de trabajo están sorprendidos de la rutina familiar y tiene curiosidad sobre cómo las tres mosqueteras se organizan. Para Soraida, la respuesta es simple: Siempre intentar hacer que las niñas sean parte de su mundo, tanto como ella es parte del de ambas.

De esa forma ellas no se sentirán abandonadas ni desatendidas, sino comprenderán que mamá está realizando sus sueños y que ellas son una gran parte de todo ello.

Soraida cree que hay un paralelismo entre la vida de una madre y la vida de una gerente de proyectos. En el trabajo ella busca que los clientes estén satisfechos y el objetivo principal es crear valor y beneficios. Para una familia, aplica la misma lógica.

Quiero éxito profesional y personal. Ambos se complementan. Así es como construyo mi felicidad. Debemos trabajar para alcanzar nuestros sueños.

Dirección del grafiti: Calle Comendador Francisco Pettinati, con Calle Alfredo Gioielli - Jardim Monte Kemel | São Paulo, Brasil